La Boda ceretana de L&D

Hoy publicamos un post con mucho cariño, pues la pareja de guapos son unos amigos muy especiales, y justo hoy, hace ya tres años, se dieron el “sí vull” en un paraje digno de cuento.

Ellos, de costa pero amantes de la Cerdanya, escogieron La Torre del Remei, un palacete de estilo modernista en el pequeño pueblo de Bolvir de Cerdanya, para celebrar su día B.

Con ésta B empieza una costumbre, el deseo de la novia de que todo estuviera teñido por su color favorito, el lila lavanda. Con esta premisa se puso color no solo a las flores y a la boda si no a la imagen de siete amigas de la infancia que quisieron darle un giño a la amistad vistiéndose del color de la novia. Cada una con su estilo, a su manera, sin estar encorsetada en un vestido común, pero si compartiendo el tono.

Dani, el novio, con un traje de Sastrería Pujol, escogió chaleco gris perla satinado y corbata gris oscuro para completar su indumentaria.

¿Hay algo más bonito que los abrazos sinceros…?

Pues ahora va de eso, del abrazo de unos padres que desean que la felicidad de ese día sea eterna, del abrazo de unos hermanos que han compartido una infancia de juegos y risas y aunque hayan crecido, siguen siendo esos niños…

Con esta cara, nos da que pensar que es ella la que está al otro lado del mensaje…

Laura, la novia, llevaba un precioso vestido de Pronovias, con plumas en el pecho y una cola de tul que le daba un aire angelical. Vistió sus pies con un zapato de cuña adornado por un lazo de piedrecitas de swarovski, poco convencional que le quedaba ideal.

Este momento tan especial en el que te vistes de novia lo compartió con su madre y su hermana, quienes la ayudaron con el vestido y la colmaron de ese cariño tan íntimo y cómplice que solo ellas podían darle.

Según dicta la tradición, la novia ha de llevar algo azul. En el caso de Laura, ese “algo” fue la liga, hecha de encaje de bolillos, con mucho cariño, por una tía abuela suya.

Como es costumbre en Catalunya, el padrino, que fue el hermano mayor del novio, le leyó un emotivo escrito a Laura delante la emocionada mirada de los familiares más próximos…

La ceremonia se llevó a cabo en los preciosos jardines de la Torre del Remei, con vistas al valle. Fue una ceremonia civil dónde no sólo familia y amigos participaron… pues la portadora de las alianzas fue alguien muy especial para L&D, Fiona, su pequeña caniche. Llevaba los anillos en un cojín bordado por la madre de la novia.

De las flores se encargó el florista de El taller d’en Joan, de Puigcerdà, quien se ocupó de la decoración de los jardines, de los centros de mesa, además del ramo de la novia y el de sus damas de honor, sus princesas.

Laura y su padre, antes de salir hacia la ceremonia cogidos del brazo, tuvieron un bonito y tranquilo momento a solas, en el que el cariño y la ternura se respira en esta imagen…

Aquí tenemos a Fiona antes de salir, es una bolita de algodón adorable…

Los novios y sus Damas de Honor, todas toditas de lila lavanda en honor a la novia. ¡Ahí va el guiño a la amistad!

Después de la ceremonia, los novios aprovecharon el encanto del palacete como marco para una sesión de fotos los dos solos.

¡Chin chin!!!

Laura y Dani, esta es nuestra manera de celebrar vuestros 3 años, transportándoos por un instante a aquél día taaan bonito!

Y colorín colorado, este post ya ha acabado…

¿Qué os ha parecido ésta boda ceretana? A Rita la dejó enamorada…

FOTOGRAFÍA: Eduardo López del Santo

 

2 Comentarios

  • Nuria dice:

    Buenos dias Rita! Te felicito por tus palabras en este nuevo post, no has podido describir mejor ese dia tan especial para laura y dani y tambien para todas las personas que los acompañamos ese dia. Gracias por publicar este post has conseguido hacerme regresar a ese dia tan magico y recordar cadauno de los pasos y momentos que nos hicieron felices!!

  • […] “algo prestado”, días antes de la boda, mis damas me citaron y me entregaron la liga de Laura (Boda ceretana de L&D, haz clik aquí) dentro de una cajita lavanda (el color de su boda) con una lazada melocotón (el color de la […]

Dejar una respuesta